miércoles, 25 de julio de 2012

Con Mutant Squad al Luarca Metal Fest


El pasado fin de semana tuve la suerte de acompañar a Mutant Squad en su viaje al festival Luarca Metal Fest, en Asturias. Salimos el viernes de Galicia y tras un viaje en plan lata de sardinas (5 en un coche, instrumentos incluidos) y algún que otro imprevisto, como controles de la Guardia Civil (que abrieron hasta las fundas de los instrumentos, retrasando nuestra llegada), llegamos a Luarca a media tarde, un poco antes de que empezase el festival. El pueblo era precioso, situado en la colina de una montaña y con un pequeño puerto y playas entre acantilados. Nuestro alojamiento era una especie de colegio, en lo alto de la montaña. Las condiciones eran lo de menos ya que estaban allí todos los grupos y eso era cachondeo asegurado. Nada como levantarte por la mañana y encontrarte a Matt Drake, cantante de los ingleses Evile, en el baño de chicas y que te diga "oops, wrong bathroom!".
La noche del viernes empezaron los conciertos sobre las 7 de la tarde, aunque personalmente los más esperados fueron los de Evile y Crisix, los dos últimos de la noche. Qué decir, brutales. A ambos los había visto antes pero esta vez los disfruté muchísimo más. Los catalanes Crisix contaron además con la colaboración de Pla y Zalo, de Mutant Squad, para la escena del tema "Electric Posession" en la que electrocutan a Juli en la silla eléctrica.





El sábado, ya descansados del viaje y de la noche anterior, aprovechamos para ver un poco del pueblo y comer con calma rico marisco asturiano antes de volver al festival y comenzar con las pruebas de sonido de los grupos que tocarían ese día, Mutant Squad entre ellos (abriendo la jornada precisamente).

 Aquí todos juntos con los Evile en la zona del puerto de Luarca.












Con un poco de retraso, Mutant Squad salieron al escenario sobre las 8.15 de la tarde. Siempre es difícil abrir un festival o un concierto, y más cuando la mayoría de la gente aun no entró en el recinto, es de día y la resaca de la noche anterior apretaba. Aun así, el trío no tuvo ningún problema para arrastrar a todo el mundo a las primeras filas, donde se armaron unos buenos pits e incluso un wall of death. Cabe destacar que era el primer concierto de Zalo, apenas llevaba dos días ensayando con ellos ya que el bajista Campi no pudo ir a tocar. Estoy segura de que si no lo hubieran mencionado, nadie se habría dado cuenta, sonaron muy empastados y enérgicos, teniendo en cuenta además que el sonido del festival fue de sobresaliente en todos los grupos. Al igual que la noche anterior, también hubo colaboraciones. Esta vez fueron Juli (cantando Refuse/Resist de Sepultura en honor a los mineros asturianos) y Mark (tocando Postmortem de Slayer), de Crisix. 








 No lo digo porque sean amigos simplemente, sino porque necesito ambas manos y pies para contar los conciertos de Mutant Squad a los que he asistido pero este fue, con diferencia, uno de los mejores, y no se encontraban precisamente en una situación ventajosa. 

















Poco más que añadir, a ver si sale algún vídeo y lo pongo por aquí. Aun así, si tenéis oportunidad, no dejéis de ir a verlos ya que el directo de este grupo es digno de ver!

La última banda de la noche del sábado fue Vita Imana. Los había visto en el Sonisphere y me sorprendieron muchísimo, me hice fan al instante (y me pregunté mil veces "por qué demonios no los había escuchado antes!?"). Después de un par de meses de frikear con sus temas, el concierto de este fin de semana me supo a gloria. Era tarde, el cansancio se notaba y el frío empezaba a apretar. Sin embargo, a eso de la 1 de la madrugada estos madrileños salieron al escenario y lo desbordaron con sus guitarras pesadas, percusión y la energía brutal de su frontman que no deja títere con cabeza. Ya no existían ni el frío ni el cansancio ni la afonía. Tanto los disfruté que ni saqué la cámara ! 
Y después de los conciertos a recoger todo, charlar un rato con los chicos de Vita Imana (qué majetes!) y de vuelta al "colegio" (no sé ni cómo llamar al sitio donde dormíamos) con parte de los Crisix, los que no claudicaron y se fueron a dormir. La felicidad por lo bien que había ido todo superaba al cansancio con creces. Al día siguiente había que volver a casa. Comimos en Luarca antes de salir ("Merendero-Discoteca Marisol". Buscadlo si tenéis ocasión, qué lugar! Asturias rules) y de vuelta a Galicia en el coche en modo sauna-lata de sardinas, con alguna que otra cabezadita, mucha música y ya esperando el siguiente concierto.


2 comentarios:

La chica de los jazmines metalicos \m/ dijo...

Ey!!!Muy buena crónica de tus vivencias poor Luarca con los Mutant Squad!!Es otro punto de vista y es interesante verlo jeje
A mi personalmente me gusto mucho la banda y espero poder verla mas veces, a pesar de que esten tan lejos de mis tierras (Navarra)^^
Muy bonitas las fotos!!
Un abrazo,
Sonia

Bastarda dijo...

Muchas gracias por tu comentario! Se agradece muchísimo el feedback ;)

A ver si te coincide otro concierto porque aun les queda cuerda para rato! :)

Otro abrazo para ti, Sonia.