sábado, 10 de marzo de 2012

KONY 2012 (actualizado)

"Join our army for peace" KONY 2012




          ¿Quién es Joseph Kony? ¿Por qué de pronto parece que todo el mundo ha oído hablar de él? ¿Por qué este vídeo de 30 minutos no para de aparecer en todas las redes sociales, cuando a penas aguantamos noticias en el telediario de más de 3 minutos? Lo único que sabemos es que ha hecho cosas horribles a menores en Uganda, raptándolos por las noches y obligando a los niños a convertirse en soldados y a las niñas en esclavas sexuales. Está bien, entonces debemos comprar lo que Invisible Children venden, pegar un par de carteles y esperar a que lo cojan. Condenar a este monstruo, sentir piedad por la gente de Uganda e irnos a dormir con la conciencia tranquila. Hemos hecho un buen trabajo.


          Me gustaría empezar este artículo aclarando que no critico a todo el mundo que apoya la iniciativa. Yo misma la apoyo, aunque considero que los métodos de actuación y planteamiento del mensaje no son del todo correctos. Simplemente quiero dejar bien claro que mi intención es incitar a la gente a que lea más, a que investigue este tipo de campañas y que no se deje engatusar con una historia triste sobre niños africanos, una buena causa y un simpático niño como protagonista (porque, no sé si a vosotros también, a mi me ha parecido totalmente fuera de lugar el papel que Russell hace da a su propio hijo. A mi me ha parecido un anuncio publicitario, aunque sus intenciones hayan podido ser buenas). Por otro lado, tampoco pretendo incitar al conspiracionismo, a que pensemos que todo está mal o tiene unas intenciones -malignas- ocultas, pero tampoco hay que fiarse a la primera de todo lo que viene en un envoltorio bonito. Yo he visto el vídeo, he leído la web de la campaña y me ha encantado. Aún así, no dudé en meterme en Google y dedicar unas cuantas horas a leer todo lo que he podido sobre el tema, a favor y en contra. Y podría haber leído más, seguramente se me escapan muchas cosas pero, obviamente, no tengo el tiempo que me gustaría para dedicarle. Es una pena que el tiempo no nos permita hacer esto en todas las ocasiones, pero sí defiendo a capa y espada que este método se debería aplicar a toda la información que recibimos (no nos cuesta nada teniendo Internet) y culpo en muchas ocasiones al propio periodismo, a la falta de contextualización e investigación de las informaciones.

       Volviendo al tema, voy a tocar distintos puntos clave del vídeo que he podido investigar más a fondo. El primero de ellos es la situación real de Uganda. Hay que tener en cuenta que la mayor parte de las imágenes que aparecen en el vídeo tiene aproximadamente unos 8 años de antigüedad. África necesita nuestra ayuda, pero tampoco se pone de manifiesto el gran avance que han conseguido en esta región, sobre todo en los últimos años. No se ofrecen las voces africanas, aunque muchas de ellas han intentado hacerse oír y reclamar que necesitan ayuda, pero que no son las víctimas que esta organización pretende reflejar: "It is a slap in the face to so many of us who want to rise from the ashes of our tumultuous past and the noose of benevolent, paternalistic, aid-driven development memes. We, Africans, are sandwiched between our historically factual imperfections and well-intentioned, road-to-hell-building-do-gooders. It is a suffocating state of existence. To be properly heard, we must ride the coattails of self-righteous idiocy train. Even then, we have to fight for our voices to be respected." (TMS Ruge, cofundador de Project DIaspora, nacido en Uganda). No se dice tampoco que Joseph Kony no está activo desde hace varios años, podría incluso estar muerto (aunque obviamente esto no habría puesto un fin definitivo al problema), ni que "el norte de Uganda no es una zona en guerra y, desde que la milicia lo abandonó por completo, ha ido recuperándose y la casi totalidad de las personas desplazadas por la violencia han regresado ya a sus hogares, campos y granjas. (...) Joseph Kony y el LRA no están presentes en Uganda desde 2006 y ya desde antes la milicia estaba primariamente basada en el sur de Sudán y, desde 2005, en la zona noreste de la República Democrática del Congo (RDC)" (Jose Miguel Calatayud en El País). Esto último tampoco significa que el problema haya terminado, pero considero que se trata de información muy importante que ayuda (y de hecho, condiciona) la compresión final del problema.

         En segundo lugar, quisiera hablar de la financiación del proyecto Invisible Children. En el vídeo piden donaciones, ya sea de forma libre o a través de la venta de pulseras o un pack con varios objetos. Da a entender (o, al menos, es lo que hubiese entendido yo de haber querido donar) que tu dinero se destinará íntegro a la causa, que irá para la ayuda de estos niños y sus familias. Lo que deberíamos saber, sin embargo, es la distribución real del dinero que reciben. Sí se destina dinero a África (y muchos pensarán eso de "mejor esto que nada"), pero una parte bastante importante repercute directamente en la organización, siendo destinada a "awareness programs", es decir, concienciación. Campañas, tours de los miembros de la organización (o sea, dietas), fabricación de productos... He leído en varios sitios que solo un 32% del total se dedica realmente al programa en África, pero sinceramente no he podido (o sabido) comprobarlo en el gráfico que se ofrece en la web del programa, por lo que simplemente quiero exponer los datos para que cada uno saque sus propias conclusiones. En relación a este punto, en el vídeo se indica que los recursos (monetarios y humanos, es decir, los efectivos que EEUU ha enviado a Uganda) se destinan a ayudar a las autoridades Ugandesas a encontrar y capturar a Joseph Kony. Es decir, a que una armada encuentra al terrorista, el cual está protegido por niños, usa niños como armas y, si se ve amenazado, ¿con quién lo pagará? Con los niños. ¿Es una intervención militar una buena idea? ¿Herir a niños para....salvar niños? Las autoridades ugandesas tampoco tienen las manos limpias, si me permitís recordarlo...
       Recuerdo, de nuevo, que mi intención nos es fomentar la pasividad en este tema. Mucha gente en África necesita nuestra ayuda y, por desgracia, en muchas ocasiones la fuerza es la única opción para solventar muchos conflictos. Es nuestra culpa (nuestra, de los gobiernos, de la desinformación) que mucha gente no se extrañe cuando unas tropas militares asesinan a un terrorista (como ya pasó con Bin Laden o Sadam Hussein, cuyos asesinatos nadie se cuestionó). "Matar a alguien que mata está bien". ¿Qué fue de la justicia? ¿No se merecen también un juicio ante un tribunal? ¿No somos asesinos también, aunque estemos matando a un asesino? En el vídeo sobre Joseph Kony se habla de capturarle y juzgarle, sí, pero con todo lo que he leído estos días tengo la impresión de que "capturar", para muchísima gente, significa matar, cazar como un animal y asesinar de forma legítima. Pedir su cabeza, en definitiva.

         Por último, me gustaría leer entre las líneas de esta campaña. ¿A nadie más le tiene cierto aire colonialista? Igual es cosa mía... aunque muchos africanos se sienten invadidos. La campaña está tan bien elaborada que los Estados Unidos aparecen como ángeles salvadores, cuyas intenciones tienen un carácter benévolo, son unos "profetas" que abren los ojos al mundo y consiguen que millones de personas se movilicen y presten su ayuda. Nadie rechaza la ayuda, ojo, sino la forma en que se presenta al mundo.  Tal como el ugandés Musa Okwonga ha escrito en su artículo "Stop Kony, yes. But stop asking questions", "I understand the anger and resentment at Invisible Children’s approach, which with its paternalism has unpleasant echoes of colonialism.  I will admit to being perturbed by its apparent top-down prescriptiveness, when so much diligent work is already being done at Northern Uganda’s grassroots".

Imagen que los fundadodres de Invisible Children (los tres jóvenes blancos) usaron en un principio en la campaña (Foto: Glenna Gordon) vía El País

          Recomiendo enormemente el artículo de Okwonga, por cierto, ya que ofrece una visión (creo) más exacta de lo que yo intento reflejar aquí. Y recuerdo, una última vez, que mis intenciones no son más que aportar mi granito de arena para que comprendamos la necesidad de investigar, leer e intentar ver las diferentes perspectivas de lo que se nos intenta introducir "a la fuerza" a través de campañas como esta, publicidad o, simplemente, las noticias informativas de diversos medios. Las intenciones pueden ser buenas, pero la desinformación es algo tan presente en los medios, televisión, Internet (sobre todo, esa ilusión de estar ultra-informados sin estarlo realmente), etc que nos están educando en una cultura de la ignorancia cuando, a la vez, nos intentan convencer de que tenemos cualquier dato en la palma de la mano y no necesitamos plantearnos si lo que tenemos ante nosotros es verdad, mentira o se nos está manipulando sutilmente. Está claro que hay malos y buenos en esta historia, pero entre estos extremos hay muchos intereses e interesados, víctimas y verdugos, los cuales saben camuflarse muy bien al amparo de la red.
         
Actualización (12/03/2012): echadle un vistazo a este artículo.

          

4 comentarios:

Pancho dijo...

Te doy la razón en todo, menos en el punto donde les concedes ciertos derechos a esa clase de criminales. Si ya está probada la violación sistemática que hicieron a los derechos de personas inocentes, no creo que tengan forma de exigir lo que ellos no concedieron. No sé, me parecería muy injusto.

Bastarda dijo...

A decir verdad yo también pienso eso a veces, pero no hay que olvidar que ellos son criminales. Nosotros, en teoría, no. Que ellos no concedan ciertos derechos no significa que haya que pagarles con la misma moneda. Su castigo es su detención y juicio por crímenes contra la humanidad o lo que sea que se decrete por un tribunal. Formamos parte de una sociedad y no nos regimos por la ley de la jungla, aunque muchas veces la crueldad de algunas personas nos de ganas de saltárnosla y acudir al "todo vale".

Pernas! dijo...

Creo que me has hecho leer lo más largo que he leído jamás en un blog. Chapeau

Mérope dijo...

Comparto contigo tu postura sobre la pena de muerte, totalmente, pero no nos vayamos por las ramas.
Aunque reconozco que no he tenido tiempo/ganas de buscar más información sobre el asunto, debo decir que el vídeo me hizo reflexionar también antes de leer tu entrada. Veía signos inequívocos (cómo mola esta expresión) de peli americana de domingo después de comer. Por supuesto que saben cómo llegarnos al tuétano; y lo hacen muy bien. Pero ya me está cansando que siempre recurran a lo mismo: "vamos a villanizar a alguien para que el mundo siga apoyándonos".
Pues no, queridos amigos americanos, a lo mejor va siendo hora de que os quedéis en un segundo plano. Y más en África, donde por cierto, el papel de colonizadores os lo han quitado los chinos (quizás quieran ganarse a esa zona, ahora que Oriente Medio está un poco turbio con Israel (se miran así: ¬¬) ^^)
Respecto a la causa: la apoyo como tú. Claro que el Joseph éste merece ser capturado.
Respecto a los medios: si es una buena ONG tendrá una memoria de datos económicos accesible para todos sus socios (de transparencia a elegir por los directivos, claro). Y si son buenos socios, pues se informarán, digo yo. Aunque sospecho que a la mayoría les da igual, porque han pagado importes similares a la donación con cosas tipo "envía un SMS al 7782888", por las que nadie pide nunca explicaciones.
Me gustaría decir que "ya veremos cómo acaba todo esto", pero viendo los gráficos que has pasado no tengo muchas esperanzas (se olvidará tan rápido como Susan Boyle y Charlie bites my finger, jaja). O a lo mejor me equivoco y dentro de poco nos cuentan que lo han colgado de una liana, o que han lanzado su cuerpo al lago Victoria, mientras en realidad está fumando puros en un bunker random.
Viva la conspiranoia.
Buen artículo y un besito.